Anoche volví a ver esta película,  “La Sociedad de los poetas muertos” y este tramo de la misma es una de las mejores escenas.

Una gran frase para arrancar el día.